martes, diciembre 5

Capitán del espacio 02

He sorprendido a la doctora en algo que creo, quería mantener oculto de mí. De alguna forma esta intentando descargar, algo mas que sus memorias en el computador central. No se como lo ha logrado, pero la unidad que ella maneja esta aislada de todos los sistemas, sin conexión a la nave, no puedo curiosear en sus investigaciones. Ha dicho que me informará cuando llegue el momento.

Hay cosas que también le he ocultado, y de la cual solo puedo hablar con alguien tan loco como yo. Los extraños han dejado la totalidad de sus investigaciones en esta nave, y hasta donde se, las copias están fragmentadas, y serán destruidas ante cualquier posible ataque. Llevo una gran carga conmigo, aún no me he atrevido a descomprimir toda la información, a pesar que tengo el acceso. Prefiero dejar eso para quien pueda entenderlo.

Me acerco al sol, la gravedad lograra que el viaje sea posible, pero antes debo realizar algunos “ajustes”. La doctora esta histérica al vislumbrar mis futuras acciones, detonar el sol para general un agujero negro, no es muy sensato después de todo. Debo colocarla en éxtasis, para que no sufra daño, pero yo… debo pilotar la nave de manera manual, solo mis ajustes permitirán a la nave pasar con éxito por el proceso.

He caído es su pequeña treta, ahora estoy despertando dentro de una de las cámaras de éxtasis. Ella debe entender que no hay otra alternativa; le explico los hechos, tan fríamente como puedo, pero no se convence. Me dice que he encontrado otra solución, pero que requerirá de mi aprobación; yo solo quiero que el plan funcione.

No entiendo todo su plan – la parte rara es estar aun dentro de una cámara de éxtasis, solo que ahora estoy debajo del reactor, conectado a la interfase principal de control. Es extraño, es como si tuviera una visión diferente de la nave. Como explicarlo, mi cuerpo, es la nave, la nave es mi cuerpo; extraño pero así de simple.

Empiezo a entender, esta es la única forma de maniobrar la nave de manera más directa. Disparo certero, la gravedad empieza a ejercer su trabajo. No “siento a la doctora”, pero se que no se ha ido; su cámara esta aislada de la nave. Lo que quiera que este haciendo, aun dentro de esta, es un misterio para mí, pero ya todo acabara pronto. Antes de abrir el portal y pegar el salto, cambio a configuración de roca la nave, será un meteorito para cualquiera que la detecte. Comienza el viaje, y el tiempo corre en reversa.

Las cosas están muy extrañas, aun sigo aquí; pero puedo decir con certeza que mi cuerpo “humano” esta por completo fusionado dentro del reactor. ¿Estoy vivo? Al acercarme a la orbita de la tierra, y luego del escaneo, creo que cometí un error. Uno de varios cientos de años, según los niveles de contaminación, estoy a finales del siglo XXI.

Faltan un par de cientos de años para que los enemigos empiecen a llegar y se inicien relaciones. A partir de ese punto, tardaremos casi un siglo en descubrir sus verdaderas intenciones. Debo esconder la nave, estoy muy agotado, debo descansar. Decisión final, una cavidad subterránea cerca al mar en la antigua África – nadie nos ha detectado. Ella esta aquí, pero no se donde, solo escucho su voz. Sello la nave y cada uno de los compartimientos, ella dice que debo dormir, eso haré y tendré que esperar, esperar.

No hay comentarios.:

Labrado en la piedra por Durin Bombadil