sábado, enero 19

La espera desespera



Aquí estoy, sentado frente al monitor, pensando en todas las cosas que tengo que terminar antes de emprender el viaje hacia las montañas azules. Mucho que finiquitar y claro esta, dejar el cuarto ordenado, para no encontrarlo hecho un desastre cuando regrese.


Ahora, la pregunta, es porque todavía estoy acá; pues es simplemente que espero la respuesta de la minera para que me den el visto bueno y subir. Mientras tanto, solo me queda esperar y pensar en el tiempo que aun podre pasar acá en Lima, pues el panorama promete que me quedare mas de un mes en mina antes de regresar a la ciudad de los reyes.



Por que las montañas azules, pues es muy simple, es al norte a donde viajo, a un lugar tranquilo y alejado de todo, me toma casi catorce horas llegar por vía terrestre a mi destino desde Trujillo. Pero que se le va hacer, nada es perfecto y ahí esta la diversión.


Como hasta el momento no me han llamado y es probable que me otorguen estos días para que deje en orden mis cosas, aprovechare para irme a la playa este fin de semana; con sol o sin el, siempre me llama el mar, como a Tuor, en las playas de Vinyamar.
Nos vamos pronto a la mina, el asunto es ahora, ¿cuando? ya veremos, se que sera pronto, pero me comienzo a impacientar.

No hay comentarios.:

Labrado en la piedra por Durin Bombadil