domingo, marzo 30

Cuando la tierra tiembla

Acá en la casa, mientras tengo de música de fondo, la conocida canción de Vangelis - Charriots of Fire - escribo sobre esas extrañas anécdotas que todos recordamos luego de ocurrido un temblor. Carreras rápidas, tropiezos por doquier, expresiones y reacciones inesperadas; siempre hay algo nuevo que contar, o comentar.
En mi caso, como es usual, la carrera fue como una tromba, mas rápido que el correcaminos e igual de desastroso que el demonio de Tazmania, dejando todo destrozado a su paso ;) hay anécdotas por montón, sobre mis escapadas durante un temblor - y solo algunos pocos las conocen todas - pero siempre que hay alguien presente, mi sentido de vergüenza puede mas que yo, y procedo con mayor cautela y mesura.
Se preguntaran como hago, a mas de cien metros bajo tierra, para soportar muy estoico, cuando toda la tierra se agita y remueve, por la explosión cercana de un frente. Uno es el trabajo que distrae, y otro es la confianza personal que uno debe tener, delante de los trabajadores. Por otro lado, bajo tierra, es mas ruido que movimiento.
Pero fuera de las bromas por montón, hoy en día los expertos recomiendan, antes que esperar que el movimiento pase, proceder al retiro, antes que la construcción pueda ceder. Muchos me hablaran sobre los edificios antisísmicos. Pues con fuentes fidedignas a la mano, les digo que eso no existe - ni siquiera en Japón - y lo que si se ha logrado, es una estabilidad suficiente, para que te de tiempo de evacuar, cualquiera sea el lugar.
Estamos, bajo un sistema en constante movimiento, donde los temblores son cosa de todos los días - algunos no se perciben - y por tanto hay que siempre conocer, la forma de salir ordenado de un lugar. No es que los quiera asustar, con lo del sábado ya tienen bastante; pero siempre hay que estar atento, y mas los que viven en edificios.
Termino estas lineas, siempre atento al porvenir, pero si confiar demasiado en los augurios, escuchando la ultima canción que Quentin Tarantino decidió poner en su película de homenaje a las artes marciales, Kill Bill. Me refiero a una canción por muchos escuchada pero siempre olvidada en el pasado, Malagueña Salerosa, y la frase final; la leona ha recuperado su cachorro, y toda la selva esta en paz.

1 comentario:

urbana dijo...

le dire a mi madre que antisismico no significa q no le pasará nada al edificio, sino mas bien que tiene tiempo pa salir

suerte en el socavón...

Labrado en la piedra por Durin Bombadil