miércoles, junio 11

Indiana Jones: El reino de la calavera de cristal



Al fin, después de una larga espera, podemos sentarnos en nuestra butaca preferida, con la mejor compañía, y disfrutar de una película interesante. No hay nada que hacer, que una cosa es ver las cosas en la casa, y otra muy diferente cuando las ves en pantalla grande. Para los que aun no han visto el avance de Hulk en el cine, pues aun es tiempo, y se ve que la película es mas que "increíble"




A pesar de que, en lo personal no me gusta la dirección que les imprime a sus películas Steven Spielberg, debo reconocer que esta no pierde la gracia que dio tantos éxitos a sus predecesoras; y encontramos a al profesor de arqueología, siempre presente y haciendo de las suyas a pesar de los años que lleva encima.



Las criticas por las confusiones pueden ser varias, pero debemos recordar que el año en el que transcurre la película es el '57 año muy especial, pues estaba en todo auge la política extremista de McArthur. Una muy buena idea actualizar el asunto de los nazis, y ubicar el panorama en el periodo antes de la guerra fría, cuando la sola idea de ser comunista era impensable en los Estados Unidos; y recordemos bien, intentaban dividir el mundo entre los capitalistas y los comunistas. Gracias a Dios, descubrimos con el tiempo, que ambas teorías eran absurdas.




En medio de toda esta aura, la figura de Cate Blanchet llama la atención, con un papel impecable, al igual que el joven actor, que nos entrega una semejanza al gran Marlon Brando en The wild one, el vestuario, sin muchos sobresaltos, cumple su función junto con la escenografía a la que nos tiene acostumbrados el doctor Jones.




No recuerdo el nombre de la actriz, pero al retomar su papel de Marion - de la aventura del arca perdida - le da forma a la película y razón de mas, para encontrar esa nota cómica que pone ella y su hijo. A propósito del mismo, demuestra que corre la aventura por sus venas, y que el apelativo de Mott, se lo ha ganado a pulso.




Harrison Ford vuelve a lucirse como Indiana, siempre con la mente, un paso delante de sus perseguidores, y siempre encontrando la manera de salir de problemas; claro esta que los años han hecho meya, pero se las arregla mas que bien. Las referencias simbólicas a Henry padre y a Marcus, no escapan, y son mas que nostálgicas, puntos para recordar hechos del pasado.




En lineas generales - verán que he decidido no dar ni una pista del argumento - la película es muy buen, claro que aun prefiero la segunda, pero eso ya es particular. Una historia muy bien contada que tiene todos los ingredientes para volverse un clásico con el paso de los años. Deben ir a verla, y disfrutar una vez mas de las aventuras del doctor Indiana Jones.

No hay comentarios.:

Labrado en la piedra por Durin Bombadil