sábado, junio 7

Un rey se revela


Siguiendo la senda que nos muestra el libro rojo, nos situamos momentos después que la comunidad se haya roto, y cada cual haya escogido su propio camino. No les ha ocurrido en ocasiones, que no saben como, o cuando emprender una tarea, y cuando la responsabilidad llega de pronto, nos encuentra desprevenidos. Debemos recordar, que para poder hacer las cosas bien, primero debemos conocer nuestras capacidades y debilidades; “aprender a aprender” como escuche muchas veces en la universidad. Aceptarnos tal y como somos, y asumir que las responsabilidades son el medio de volvernos adultos, aceptar retos y vencer las dificultades que se nos presenten en el camino.

Hablemos de un montaraz que emprende una gran carrera junto con sus amigos, elfo uno, y enano el otro. Las cifras no son del todo claras, pero podemos estimar que nuestros amigos recorrieron 160 kilómetros – en tres días y una noche – a pie, hasta encontrar a los jinetes de la marca quienes los proveyeron de caballos para continuar la cacería. El encuentro con estos hombres es nuestro punto de recuerdo.

Recordemos que la apariencia de nuestros amigos no era muy vistosa, y que los jinetes venían de enfrentarse a los Uruk-Hai, por lo tanto la desconfianza estaba justificada. La situación se torna aun mas tensa luego del intercambio de palabras entre Gimli y Éomer – a propósito de la dama blanca – que es detenido con la intervención de Aragorn. Este pregunta por la lealtad del tercer mariscal de la marca, quien responde que es fiel a Théoden y que duda que estén cazando orcos en esas condiciones

No sirvo a ningún hombre – dijo Aragorn –, pero persigo a los sirvientes de Sauron en cualquier sitio que se encuentren. Pocos hay entre los hombres mortales que sepan más de orcos… el hombre que no tiene caballo irá a pie y no pedirá permiso para seguir el rastro. Ni contará las cabezas del enemigo salvo con la espada. No estoy desarmado.

En este encuentro, Trancos, cuyo sobrenombre ha quedado demostrado, proclama ante extraños su verdadera condición, y se permite exhibir un poco de su verdadera naturaleza. Desenvaina a la resplandeciente Andúril, vuelta a forjar antes de salir de Rivendel.

-¡Elendil! -gritó-. Soy Aragorn hijo de Arathorn y me llaman Elessar, Piedra de Elfo, Dúnadan, heredero del hijo de Isildur, hijo de Elendil de Gondor. ¡He aquí la Espada que estuvo rota una vez y fue forjada de nuevo! ¿Me ayudarás o te opondrás a mí? ¡Escoge rápido!
Gimli y Legolas miraron asombrados a Aragorn, pues nunca lo habían visto así antes. Parecía haber crecido en estatura y en cambio a Eomer se le veía más pequeño. En la cara animada de Aragorn asomó brevemente el poder y la majestad de los reyes de piedra. Durante un momento Legolas creyó ver una llama blanca que ardía sobre la frente de Aragorn como una corona viviente.

Éomer reverente, comenta: días muy extraños son estos en verdad; sueños y leyendas brotan de las hierbas mismas. La noticia de un gran señor venido de las tierras del norte se esparcirá por la marca, y los hombres abrigaran una nueva esperanza. Este encuentro servirá como motor para los jinetes de Rohan, un estimulo más para enfrentarse al enemigo; y así también Aragorn gana un nuevo aliado, quien se convertirá con el tiempo en el próximo rey.

Debemos recordar que, desde el inicio del viaje, le heredero de Isildur, había aceptado su condición, solo que no encontraba el camino. Con cada una de las pruebas por las que pasa, va encontrando la forma de cumplir su destino. Si bien es cierto se revela como rey ante el ejercito al desplegar el estandarte; es por sus manos que curan que el pueblo de Gondor, conoce del regreso del rey.

El camino fue difícil, pero como dijo el propio Bilbo: no es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida, a las raíces profundas no llega la escarcha, el viejo vigoroso no se marchita. Aragorn se ha consagrado durante años para combatir el mal que origina Sauron, pero es durante el concilio de Elrond, que decide unirse a la comunidad. Con la espada vuelta a forjar, emprende el viaje, aceptando a cada paso su posición como heredero de Elendil.

No hay comentarios.:

Labrado en la piedra por Durin Bombadil