domingo, julio 27

Batman: El caballero de la noche


Hablemos de la última película de Christopher Nolan, un director que nos tiene acostumbrados a buenos manejos de cámara, narraciones sólidas, intrigas bien dirigidas, y personajes que se desarrollan a lo largo de la película. Esta vez es el turno de una secuela, largamente esperada. Sabemos por experiencia que las secuelas no suelen igualar ni mucho menos superar al original, pero hay casos que rompen con la regla y nos entregan producciones de calidad sin perder la idea original, este es el caso.



Si en Batman begins asistimos a la creación del guardián de Gotham City, a los hechos que llevan a Bruce Wayne a tomar el camino de la justicia ante todo; en esta segunda entrega, descubrimos a un Batman mas consumado, dueño de casi todas las situaciones, y resuelto a terminar con el crimen en su ciudad. Un Batman que descubre un destello de luz al conocer al fiscal de distrito Harvey Dent, un verdadero héroe – como él lo califica – que es capaz de enfrentarse a la corrupción y combatirla a luz del día.



Pero es medio de esta guerra, que aparece la figura que origina el caos donde quiera que vaya, el némesis del hombre murciélago, el Joker. Sin dejar de lado la magistral interpretación de Jack Nicholson en su momento – era el Joker adecuado para Tim Burton – el Guason que nos entrega Heath Ledger es todo lo real, extremo y esquizofrénico que merecía el Batman de esta entrega. Se habla de una nominación póstuma al oscar, y no estaría de más. La interpretación de este personaje, siempre al filo de la cordura, ha sido la nota especial; y como nos dice Alfred, es un personaje que no lo motiva más que el afán de crear caos y destrucción, donde quiera que va.



Christian Bale vuelve a cumplir con creces las expectativas de llevar la mascara del murciélago, y también el interpretar al doble personaje que se desarrolla a lo largo de la película. A los personajes de Fox y Alfred no es posible añadir mayores comentarios – dos grandes del cine – Morgan Freeman y Michael Cain cumplen muy bien sus papeles. La figura de Rachel queda por momentos ligera – aun prefiero a Katie Holmes - pero no desentona del todo. La transformación de Dent, en su alter ego es un proceso que captura la atención del espectador, quien desde un comienzo piensa que no puede ocurrir nada malo.



Para los que no descubrieron de un comienzo quien seria – la moneda es la clave – Dent se convertirá en la razón para que el Joker continúe sus maquinaciones hasta el final. El personaje de Gordon – de la mano del genial Gary Oldman – va creciendo a lo largo de la película y se convierte en un punto de apoyo para la trama y el enmascarado. Los efectos justos y un manejo de cámara muy pulcro, hacen de esta película, una parada obligatoria en el cine.



La presencia de la batimoto, junto al preámbulo de la baticueva y el traje sonar, nos deja con la expectativa de una obligada tercera entrega. ¿Quien será el villano, que nueva tecnología se espera? Hay mucho aun de donde echar mano, pues como nos dice Gordon al final, él no es un héroe, él es el caballero de la noche.

viernes, julio 25

El caballero del jubón amarillo


Que pensaron, que la pluma había sido remplazada del todo por el pico y el hacha, pues no… su buen amigo el enano aun tiene muchas cosas que escribir, y de vez en cuando tiene tiempo para hacerlo. Pues aunque el trabajo nos agobie por momentos; como hemos escuchado muchas veces, es en los momentos de más estrés cuando las ideas fluyen de manera más espontánea y es menester ponerlas en el papel antes que se pierdan en el viento.

Ahora que tengo mas tiempo para leer por las noches, y las palabras transcurren unas tras otras contándonos las idas y venidas de los personajes, pues es momento de compartir con ustedes una aventura mas de Capitán Alatriste. He de confesar que por un momento pensé que no terminaría este libro, pues como me ocurre por momentos, estoy de ánimo tan cansado y somnoliento que no me da por leer nada de nada.

Un ejemplo claro es un libro que la señora del Bosque Viejo nos ha prestado, y aun no paso de los primeros capítulos, el nombres de Violín, y la autora es Anne Rice. Pese a que la pluma de esta cronista de los vampiros es mas que todo descriptiva, he encontrado una trama apasionantes en sus tres primeros libros, así como en Pandora – este último en ingles – pero el libro en cuestión maneja mas un mundo unido a la música, y por tanto, se explaya en detalles que por momentos hacen que enano llegue a aburrirse, de tantas explicaciones.

Pero vamos al grano, el libro en cuestión hace mención de un caballero, que se cruzará en el camino del capitán, debido a una mujer – una actriz – que se convertirá en el pilar de intrigas y trampas, a las cuales ya nos tiene acostumbrados, junto al ingenio y la buena pluma, nuestro narrador, Iñigo Balboa. En este libro además, convergen muchos personajes notables de la época, pero quien destaca en especial es el Fénix de los ingenios – Lope de Vega – autor de varias obras que marcaron la pauta de la sociedad de aquel entonces.

Podremos conocer también, un poco mas de las andanzas de nuestro narrador con la menina de la reina, figura que cautiva y perturba, a un muchacho con un futuro muy prometedor y que se convertirá en figura de la corte con el correr de los años. Varios amigos y enemigos del pasado vuelven a escena; y un italiano se cruza en el camino del soldado, a punto de terminar la historia antes de tiempo. Al final se reafirmara, por que el capitán, es un hidalgo, en todo el sentido de la palabra.

sábado, julio 12

Notas desde Belegost


Hoy estamos sentados acá frente a la pantalla, después de un ajetreado día – que por lo demás no sale de lo común – caminado en interior mina. Mientras somos pequeños, y estamos en el colegio, las diferencias de opinión, con tus compañeros y amigos, estarán centradas en las cosas que ven por la televisión, los juegos que tiene unos con otros, o pequeñas cosas, que los adultos las tomaran siempre como cosas sin importancia. Pero al final, siempre se encuentra el modo de resolver, esos impases, y continuar con la divertida vida de colegial.



Cuando uno llega a la universidad, o en general cuando ha dejado el colegio; pues las discusiones, o "intercambios de puntos de vista" tocan temas más complejos: política, economía, religión, familia, filosofía, sexo, y claro esta; las infaltables y siempre mas complejas y duraderas discusiones con las féminas que conozcamos. Creo yo, es durante esta etapa de nuestras vidas, que aprendemos a discutir y a plantear nuestros propios puntos de vista, a ser tolerantes, y a encontrar el equilibrio por el cual, nuestra convivencia diaria con diversas personas, no se vuelve algo tedioso, sino mas bien, un aprendizaje continuo; una forma de madurar y ser mejores.



El trabajo, la última etapa que tienen algunos para aprender, pues cuando ya corran los años y nos hagamos mayores, nos volveremos tercos – casi todos – y nos será difícil aceptar que siempre hay algo nuevo que aprender. He descubierto, que pequeñas rencillas personales, pueden generar algo más que diferencias entre dos personas, y en el camino, entorpecer, y hasta frenar un trabajo bien hecho. Extraño darse cuenta que a pesar que dos personas son adultas, pues terminan comportándose como pequeños, y dejan que sus desencuentros, interfieran en un trabajo.



Claro esta que su buen amigo, esta seguro de no librarse de este fenómeno algún día; pero mientras tanto, seguiremos con nuestra política de sinceridad brutal, tratando de conocer a las personas, y dejándoles que me conozcan tal cual soy, un ingeniero de minas con mucho empeño, un enano en casa de piedra.



Es para mi persona – desde cierto punto de vista – entretenido y un modo de liberar tensiones, analizar el comportamiento, así como las diferentes reacciones de los amigos y compañeros de trabajo. Mi naturaleza de hacer amistad prontamente, sumado al hecho de que pasare casi dos tercios de mi vida, conviviendo con estos muchachos, pues es un aliciente mas para interesarme por estas personas, y buscar la mejor manera para trabajar conjuntamente por el éxito de todos.


Aun no ha tomado forma, ni puedo encajarla en molde alguno, pero creo que esta nota, es la primera de muchas, en las cuales su siempre curioso amigo, les escribirá como un corresponsal encubierto desde Belegost – pues el clima y la lejanía concuerdan – sobre todos los habitantes de este alejado lugar, y las tribulaciones de cada uno.

Labrado en la piedra por Durin Bombadil