miércoles, agosto 1

Matrimonio y demas

El viernes se casa un compañero mas de la promoción... sera ocasión especial para que toda la mancha de la promoción se reuna y disfrute de los rajes de siempre. Contando a Arnaldo, ya serian cuatro los que han aceptado el poder del anillo, y decidido su vida junto a esa persona especial. Si son ciertas las hipótesis, tendremos a dos mas casados para el próximo año, no pregunten por que.
Y es que, a pesar de lo mucho que la institución del matrimonio este desvalorizada en estos días, sigue siendo objeto de respeto por buenos y malos. Me pregunto, dentro del amplio mundo de las feministas a ultranza, siempre habrá una gran cantidad de mujeres que sueñan con casarse de blanco en la iglesia. Es un momento celebre, digno de ser recordado, un momento que no vuelve a repetirse. Muchos pensaran que uno pasa por lo mismo al casarse por segunda vez... pero hay un no se que, que se ha perdido en el intervalo.
A pesar que mi posición sobre el matrimonio, es mas que conocida por todos, debo seguir opinando lo mismo al respecto. Este "vinculo" es un reto que solo pueden aceptar los valientes. Cuando uno hace una promesa de ese tipo, pues, debe estar dispuesto a correr todo los riesgos necesarios para cumplirla.
Sigo teniendo algo de esperanza al respecto. Muchos amigos cercanos, han desistido en la lucha, y se han dejado a batir por el tedio y la rutina. La cantidad de divorcios que uno ha visto, pues ha llegado a ser algo rutinario. Y que pasa después que los padres se divorcian, donde quedan los hijos; ese creo yo, es el principal problema. por que los papas, tal vez, hayan terminado su relación en los mejores términos posibles, pero los hijos perciben que algo anda mal, siempre sentirán que la separación los tiene a ellos como protagonistas, que son ellos los responsables.
Pero existen esperanzas, y no solo lo digo por matrimonios como los de mis viejos - un buen tiempo juntos con peleas y todo - sino por parejas jóvenes que quieren correr el riesgo, intentan comprenderse mas allá, tal vez del entendimiento de los demás, aplican una regla muy simple que ha caído en el olvido, y se llama amor; extraño no.
Me acerco peligrosamente a la base tres, mas de uno me ha jugado una broma así. Y es cierto que pienso mas a menudo en el futuro. ¿Me casare algún día? Según las lineas en la palma de mi mano eso no ocurrirá, en mucho tiempo, o quizás nunca. pero como no creo que nada pueda influir o decidir mi futuro, mientras tanto espero y se que tomare la decisión llegado el momento. Por ahora, puedo seguir viviendo, y disfrutando del matrimonio de los demás y el raje de siempre.

3 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

yo a esa palabra con m la prefiero ver bien de lejos

al menos a mediano plazo

Swerch dijo...

Los dos meisters se me parecían más de lo que creía :P

Buenos pensamientos y ya sabe Don Bomba, todavía quedan (y quedamos) muchos Samwise Gamyis en el camino, así sea más largo de lo esperado, ahí uno sigue andando.

Cristania dijo...

Chochera las abuelas siempre dicen que "matrimonio y mortaja del cielo bajan" ahi tienes a Isa y Adan por ejemplo, cuando se conocieron ninguno de los 2 queria casarse, pero al cabo del tiempo no solo se enamoraron sino que decidieron echarse esa responsabilidad.

Tu tranqui que nadie te apura, mas bien lee tu silma que el desafio se viene fuertisisisisisimo

Labrado en la piedra por Durin Bombadil