domingo, mayo 27

En una galaxia muy, muy lejana.


El viernes me di un salto por el evento que hasta el día de hoy esta promocionando “The Force Peru”, por los 30 años del estreno de una saga que ha cautivado a mas de uno. El evento era más que nada exhibición de las miniaturas espectaculares y un poco de historia de la Republica y del Imperio. Si bien no comparto el mismo entusiasmo de otros por los encuentros con Light-sabre, atrajo la atención de muchas personas.

La venta de miniaturas estuvo a la orden del día y me trajo a la memoria las veces que mi hermano hablaba cuanto había rogado por tener una cuando era pequeño. No he podido ir el día de ayer; pero iré hoy, a ver un poco del concurso de dibujo… pues estoy seguro que me llevare más de una sorpresa.

Ayer durante el almuerzo conversábamos sobre el asunto, y mi hermana me preguntaba si eran niños con los que me encontré en el lugar. Me fue grato responderle que había de todas las edades; desde pequeños con menos de un decenio de vida – como mi sobrino Francisco que le fascina ser un padwan – hasta señores mayores de 40 con un entusiasmo igual o mayor que el de los pequeños.

Y aunque muchos no lo entiendan, eso es parte de la vida de toda persona, aunque parezca pequeñeces, son sus propios intereses. Veía ayer con la familia, la película Santa Clause 2, y la parte mas divertida es cuando precisamente Tim Allen, le entrega a cada uno de los aburridos profesores, sus juguetes de la niñez. Creo que la gran mayoría, se ha divertido más cuando eran niños, sin preocuparse de nada. Cual es el problema de seguir con las viejas costumbres J

Star Wars también marcó una etapa en mi vida, llena de naves espaciales, y viajes a lo largo del hiperespacio. Que les recuerda a ustedes la primera vez que vieron destruirse la estrella de la muerte, o la confesión de Darth Vader a Luke, que era su padre. Todas esas historias quedaran en nuestra memoria para siempre. Las gracias a quienes lo hicieron posible, may the force be with you.

jueves, mayo 24

Cuidando el agua, el medio, y el pasado.

Hoy conversaba durante el almuerzo con mi viejito, y no se porque vino a colación, el tema de la conservación del agua, el mayor esfuerzo que realizan en Europa para utilizar menos hidrocarburos, los problemas de deshielos, y otras cosas sobre la conservación del medio ambiente. El agua dulce será el bien mas preciado en el futuro.

Sosteniendo la misma posición de siempre, mi papá nos dijo que no deberíamos preocuparnos pues eso recién ocurriría dentro de una centuria. Mi hermano le corrigió, que el problema, lo estamos viendo ahora, y que seremos nosotros los primeros en sufrirlo. Para mi papá, eso era algo insostenible… sigue creyendo en la palabra de las grandes petroleras, que minimizan cualquier daño que causen, en aras de lo que ellos llaman progreso.

Me pregunto si hace casi 50 años mi viejo tenia el mismo tipo de discusiones con mi abuelo. Nunca llegue a conocer al abuelo, pero por lo que se, era muy bromista – característica de todo su clan – y muy comprensivo. Me dice que al tener mis hijos, yo discutiré igual con ellos. Yo solo espero que pueda recordar estos momentos y sepa escuchar a mis hijos, pero más que nada comprenderlos.

Nunca he sido muy greenpeace, pero el cuidado al medio ambiente siempre ha estado presente, por mi continuo contacto con la naturaleza, pero más que nada mi futura vida. Una forma de conservar el medio también, es trasmitiendo la historia de boca en boca, o tratando de conservarla para los que vendrán después de nosotros.

El último fin de semana quede chokeado cuando el mayor de mis sobrinos me dijo que el no conocía a los Thundercats, por que eran “anticuados”. No me cabe la duda que si le muestro los dibujos que tengo seguirá prefiriendo a los power rangers. Pero no se puede conocer de todo en corto tiempo.

lunes, mayo 21

Cronica de una noche de copas

A pesar que nos han acusado, durante muchos años de machistas – y debemos aceptar ese término en ocasiones – el día se inicio con mal pie por culpa de un hombre. Malogrado como está el despertador por mi hermano, es difícil levantarse a la hora señalada; con el salto de costumbre acabo en el suelo, cuando el sol hacia un buen rato que había salido.

Tal y como ahora, la música de la radio no podía ser mas prometedora – Stayin’ alive Bee Gees – con una mañana movida organizando el deposito de herramientas, y limpiando un poco el cuarto. Luego de un suculento almuerzo, me prepare para echarle una mano a mi sobrina, con unas muestras de rocas.

No es que sea una eminencia en el reconocimiento de minerales, pero siempre me he defendido bien al igual que para las rocas. El asunto no he era complicado; demasiada información a una pequeña de 11 años, tampoco era la solución. Suena mi celular con la música de fondo de los Transformers (se viene el estreno) Alicia me dice que se cancelo todo, que ya no hay fiesta, y yo que me había entusiasmado con el chopp de 70 litros.

Mensajes seguidos del chato sobre lo mismo; algunas bromas de mi prima, luego de las llamadas de mi hermano preguntándome cuando regreso a casa para que le preste para el trago. Me paseo por las calles de Barranco, recordando viejos tiempos y travesuras pasadas. Llego a casa, todo tranquilo, y mama no esta; hay una oportunidad de darme un salto a la casa de Ana, y no desperdiciar una noche de sábado aburrido en casa. Llamadas van, llamadas vienen; si el problema no es algo grave, pues caemos de paracaídas los amigos más cercanos como siempre. Luego de la confirmación, salimos para la casa de la oruga, no sin antes hacer una parada para abastecernos del licor que hicieron popular los rusos.

Al llegar a la casa, conocí de manera casi fortuita a los primeros invitados. Improvisando como me es común, me pongo a conversar con “el jefe” y su simpática enamorada. Van llegando mas invitados, y termino en un costado algo incomodo; pero la solución llega con el chato acaparando la atención, y pudiendo conversar con el hasta por los codos. Movimiento estratégico de Danik al sentarse junto al chato. Pero el chato se para… queda un sitio libre, y no quiero hablar en voz alta. Sorpresa, hemos estado conversando los dos, como si nadie mas hubiera en la habitación; o al menos así lo ven el resto.

El liquido se esta evaporando, obligado tenemos que hacer una pequeña incursión en la tiendita cercana… se repite la elección del licor de entrada. Al regreso… se inician los juegos. Pero las chicas parecen no querer jugar, o tal vez, al ser la primera vez que nos encontramos, no confían en la “honestidad” de los caballeros presentes. Se van retirando los presentes, se va vaciando la sala… y es hora de emprender el camino a casa. Finrod, aun en condiciones estables, decide ser el guía, pero la sorpresa se da al llegar al Bosque Viejo. Nos han bloqueado el paso con el cerrojo. Luego de múltiples señales de humo, mi hermano nos abre las puertas. Una vez asegurado que el chato haya encontrado un lugar cómodo donde pegar la oreja, subo a mi cuarto… trepo mi escalera, entierro mi cabeza en la almohada y – parece que ha pasado solo unos minutos – la voz de mi viejito me despierta, ¿Tu amigo se queda al desayuno, no?... si, es otro día en mi amada casita.

Cambios en el horizonte

Hace poco celebramos el cumpleaños de una muy querida amiga; la pequeña reunión fue bastante “interesante”. No hubo escasez de licor, tuve muy buena compañía, y la conversación fue de lo más provechosa y entretenida.

Pero los cambios que me llevan a volver a escribir hoy, y tal vez de manera más continua, se produjeron durante la mañana del domingo. Escuchaba yo las voces de los cuatro mosqueteros – mis queridos sobrinos – por toda la casa, tenía ese dolor continuo, por muchos conocidos, en la cabeza, y un cansancio propio del que no ha dormido más de un par de horas.

Con solo echar la cabeza hacia atrás, y sentado en el sillón puede visualizar cada una de mis acciones durante la semana, fue como ver una película, y escuchar una maquina que repetía cada una de mis palabras, pero esta vez, de manera pausada, de manera que podía analizar cada expresión y la razón de decirla.

Durante muchos días, meses se podrían contar, me ha faltado una inspiración. En un comienzo, la primera idea que alimentaba continuamente mi melancolía era el recuerdo de una mujer… pero era más que eso, casi podía sentirlo. Todos los días me la pasaba muy nostálgico. Hasta llegue a poner en mi Messenger “buscando una inspiración” pues estaba absorto en mi mismo, sin ver a los demás.

Estoy atorado en estos días en Lima, y lo que es peor, para alguien que gusta de salir al campo, ver montañas – como le dijera el buen Bilbo al peregrino gris – esta situación es estresante. Creí que no había ninguna manera de combatir este tedio y apatía que sentía por dentro. Lo que paso este domingo, ha cambia bastante mi perspectiva de vida; aun no puedo expresar en palabras que significa pasar por esa sensación, pero no es la primera vez que me sucede.

Si bien es cierto, aun no consigo trabajo y estoy siendo “mecido” por la burocracia de la UNI… pues, siempre he encontrado la forma de darle un giro de aventura a mi vida. Tengo mi familia, tengo amigos, tengo mis ideas que siempre me acompañan, tengo mis palabras que puedo poner por escrito, tengo salud, tengo mucho de que enorgullecerme.

La vida esta llena de altas y bajas, solo hay que saber capear el temporal en el momento adecuado para ver salir el sol nuevamente y extender las velas hacia un nuevo horizonte.

martes, mayo 8

Desde la platea: Spiderman 3


Tuve la suerte de ir al estreno de esta tan esperada película; si bien es cierto supera con creces las dos anteriores, sigue pecando de “omisiones o cambios” por decirlo de algún modo que decepcionan a los fanáticos seguidores del trepador de Nueva York.

Pero visual y argumentalmente es muy interesante. Los efectos, pero mas que nada el desarrollo de cada uno de los personajes. Espectacular la transformación de Sandman en supervillano; así como la pelea inicial entre el arácnido y el hobgoblin. Memorable ver a un Peter Parker luchando por sobrevivir, mientras trata de no perder el regalo que le ha confiado Tia May.

No puedo comentar sobre las omisiones y errores en la línea argumental, sin revelar algo del final; que por cierto es bueno pero algo definitivo. Tiene que ver – si puedo decir – con las dudas que tenían los fanáticos de la aparición de Venon – enemigo mortal y nunca derrotado por spiderman – que se explicaba desde sus orígenes.

Otro asunto que a mi en lo particular aun no me cuaja es lo referente a Harry Osborn… pero les estoy adelantando mas de la cuenta.

Si quieren enterarse de los pormenores, y volver a ver al trepaparedes de Maniatan, vayan al cine y disfruten de esta nueva entrega.
Labrado en la piedra por Durin Bombadil