viernes, febrero 6

El Violin


Después de mucho divagar, y leer más de una vez las mismas pagina, pues perdí mi marcador; termine de leer El Violín, de la interesante escritora Anne Rice, autora de las muy conocidas crónicas vampíricas, que en mas de una ocasión me han prestado sus palabras y la complejidad de sus palabras para expresar los pensamientos oscuros que yacen en un rincón de mi alma.

Esta novela llego a mis manos de mi querida Lustiel, y si en un primer momento permaneció durante largo tiempo en mi biblioteca, fue más que todo por lo – tal vez – exageradamente descriptiva que se pone por momentos, al presentar no solo a los personajes y sus motivaciones, sino también a los protagonistas de la historia. Pero para ser francos, la explicación mas simple seria relatar que esta novela se basa en la magia, por decirlo de algún modo, que la música produce en las personas, y todo lo que conlleva escuchar y sentir la música en lo mas hondo de uno mismo.

La historia explora todo lo que la música produce en una persona, y como también puede atar a alguien más allá de este mundo. Extraño que en un primer momento, su lectura haya tenido más que nada un motivo de curiosidad, pues uno de los personajes me recuerda a una persona no muy agradable, y que más bien parece salido de las páginas de esta autora. Por consideración a los amigos, obviaremos el nombre de quien en la novela atormenta con su melancólica música a la protagonista.

Durante la novela se explora las diferentes sinfonías y operas de los grandes maestros, y se intenta explicar que sentimientos pueden surgir de oír algo tan hermoso. El titulo de la novela se debe a un violín, bastante especial – un Stradivarius – que el fantasma posee, y con el cual trasmite no solo música, sino que además en sus cuerdas esta el secreto de su existencia.
Un novela algo larga pero que consigue llamar la atención del público lector. Esta novela es recomendada, en especial, para los amantes de la música clasica, aquellas personas que disfrutan con las melodías de Vivaldi, Bach, Bethoven, y otros. Uno no debe ser un experto, pero disfrutara mas si conoce el trasfondo musical que acompaña esto.

No hay comentarios.:

Labrado en la piedra por Durin Bombadil